--> Lipoescultura tratamientos

Tratamientos de lipoescultura láser

La lipodistrofia (acumulación de grasa) en diferentes partes del cuerpo se produce por el aumento de células adiposas ( los adipositos) debido a la mala alimentación, a disposiciones genéticas o trastornos hormonales.

La lipoescultura láser es una técnica más de liposucción o extracción focalizada de tejido graso del cuerpo. La diferencia de la liposucción convencional en que se aplica en zonas más reducidas que demandan de una precisión mayor en al control de las cánulas de extracción. Además, las marcas que deja el procedimiento pueden ser fácilmente ocultadas.

Según la zona del cuerpo a tratar, se requieren aplicaciones específicas del tratamiento,
como las siguientes:

En la lipoescultura de abdomen se acostumbra a utilizar técnicas mixtas, que consisten en eliminar el excedente adiposo de la piel del abdomen. Se logran grandes resultados con una rehabilitación prácticamente inmediata.

La lipoescultura de glúteos facilita la eliminación de acumulación de grasa en la zona de los muslos, glúteos y rodillas, sin inconvenientes y con comodidad.

Para la eliminación de la grasa sobrante del cuello y la cara, se realiza una lipoescultura
facial. Ésta intervención permite reducir la dimensión de esas zonas y cuenta con una recuperación rápida.
En la lipoescultura de piernas, como en la abdominal, también se utiliza la técnica mixta. Los resultados son piernas más contorneadas, delgadas y jóvenes. En tan sólo 48 horas el paciente ya puede reincorporarse a su vida normal.
Para quitar los excesos adiposos de la piel de los brazos el paciente debe someterse a una lipoescultura braquial. Para obtener mejores resultados  se recurre a técnicas mixtas, como ultrasonido y motor eléctrico. Durante el procedimiento se hacen pequeñas incisiones, no mayores a 4 mm y para el estiramiento total de brazos se requiere extirpar la piel sobrante de la zona. En 48 horas el paciente vuelve a su actividad normal.

Éstas no son las únicas zonas donde se realiza el tratamiento, ya que se ha avanzado mucho en los procedimientos, reduciendo los tiempos, los riesgos de la operación y los requerimientos post quirúrgicos para la rehabilitación. Asimismo, estos tratamientos pueden aplicarse junto con otros para maximizar los resultados obtenidos.

Cabe aclarar que la lipoescultura láser no debe ser considerada como una cura para la obesidad, ni el substituto de ejercicios físicos y programas alimentarios. No es una solución
definitiva, ya que el paciente puede engordar o adelgazar en períodos posteriores a la operación. El mantenimiento de los resultados obtenidos dependerá en gran medida en una importante dosis de actividad física y una dieta bien equilibrada.

 


 

www.000webhost.com